Desarrollo de un modelo comprensivo de madurez de prácticas de gestión de riesgos para municipios neerlandeses

Ignacio Cienfuegos , Ir al recurso

Al igual que en el sector privado, la gestión de riesgos ha aumentado su popularidad en entidades públicas. Sin embargo, su correcta implementación puede ser difícil de lograr. El caso neerlandés es interesante, porque los municipios de los Países Bajos tienen un estatuto especial para la gestión de riesgos. Sin embargo, por innovador que parezca en el contexto público, hay cierta evidencia de las limitaciones a las que los municipios neerlandeses se han enfrentado al implementar prácticas de gestión de riesgos (Boorsma y Haisma, 2005). Asumimos que los modelos de madurez podrían contribuir a la tarea de evaluar la implementación de prácticas de gestión de riesgos. Tomando en cuenta también las dificultades prácticas y fundamentales de los modelos actuales de madurez de gestión de riesgos, nos hemos esforzado, en particular, por explicar y también por adaptar este método a las características de tales entidades. Al aplicar el modelo mejorado de madurez de prácticas de gestión de riesgos a una muestra de municipios holandeses, encontramos respaldo empírico para la validez del constructo del modelo que proponemos, al igual que hallazgos relevantes para nuestro campo. En nuestra muestra descubrimos un patrón que indicaba que los municipios más grandes obtuvieron una mejor puntuación de madurez de prácticas de gestión de riesgos, es decir que implementaban prácticas de gestión de riesgos más sofisticadas. Además, descubrimos que las entidades que participaron en la parte empírica de nuestro estudio obtuvieron mejores resultados durante las primeras etapas y peores en las últimas dimensiones (“decisión y control de riesgos” e “implementación y evaluación de riesgos”). Mediante el análisis en profundidad de dos casos de nuestra muestra, también evaluamos posibles asociaciones entre “acuerdos organizacionales” y las puntuaciones de madurez de prácticas de gestión de riesgos. Aunque todavía consideremos que este modelo de madurez de prácticas de gestión de riesgos propuesto es un instrumento en desarrollo que requiere mejorías, también creemos que el modelo que proponemos podría ser un método pertinente para el diagnóstico de prácticas de gestión de riesgos de municipios neerlandeses, y también para influir en que estas entidades locales implementen correctamente la disciplina.

Powered by WPeMatico